viernes, 13 de julio de 2012

Capitulo 22: Javier...

(Narra Lucía)


Que se sentiría al ser besada por el chico al que amas? Que se siente al estar enamorada? Nunca lo habia estado, y no se como es eso del amor. En fin, ya se lo preguntare a Malena o a Ariadna. Caminaba por la calle de Londres con los cascos puestos y la cabeza gacha. Me choque con alguien sin querer.

-Lo siento.- Dijimos a la vez.

Levante la cabeza, ante mí se encontraba una chica, era muy guapa, pelo castaño, unos bonitos ojos marrones con un brillo especial, y piel pálida que resaltaba su bonita sonrisa. La sonreí y ella me devolvió la sonrisa.

-Hola, me llamo Paula.- Me extendió la mano y yo la estreche.

-Encantada, yo soy Lucía.

-Bonito nombre. Por cierto, conoces esto, es que no soy de aquí y en fin, no se...- Me dijo un poco tímida.

-Hahaha, claro que sí, que necesitas saber?

-Quería ir a ver el Big Ben, pero no se por donde es.

-Hahah, que coincidencia, ahora iba para allá, si quieres vamos juntas.

-En serio? Oh gracias Lucía.

Empezamos a andar mientras hablábamos, en eso salio el tema de One Direction. Me dijo que era Directioner, y que amaba a todos pero que le tenia un cariño especial a Liam. Una mezcla extraña entre celos y furia corrió por mi sangre en ese momento, pero pude contener las ganas de gritarla, porque ella no tenia la culpa, Liam era perfecto por naturaleza. Obviamente no le conté que yo les conocía ni nada de eso, mostré la misma emoción que ella.

Llegamos y ya se tuvo que ir porque me dijo que alguien la esperaba. Intercambiamos números y nos despedimos con una sonrisa. Empece a caminar, sin rumbo. Esto de no estar segura de a que chico amas, es horrible. Liam, Niall, Harry, los tres, en los últimos días han sido un apoyo grandisimo para mí como los demás, pero Lou y Zayn estaban con sus novias. Niall... el me protegía y me hacia sentir genial. Liam, el me hacia sentir guapa, y era tan tierno conmigo. Harry, el me hacia reír como nadie, era muy tierno también, y se nota que me quería. Esto es muy confuso, ademas no sabias si los amabas en verdad.

Ahora que no tengo a nadie en el mundo no se en quien apoyarme. Mis padre han muerto, y mi familia no quiere saber nada, me culpan de algún modo. En fin, que me quedaba yo sola con mis problemas.

-Perdona.

Escucha detrás mía. Me di la vuelta y me quede pasmada. Era un chico, aproximadamente de mi edad, un poco más alto, con el pelo castaño, los ojos marrón clarito y una sonrisa perfecta. Realmente guapo. Que digo? Guapo no, guapísimo.

-Si?- Le sonreí aun un poco sorprendida.

-Se te ha caído esto.

Me tendió el monedero. Oh dios mio, el monedero. Normalmente cuando una persona se encuentra un monedero lleno de dinero en el suelo, se lo queda. Y el me lo había devuelto.

-Oh, muchísimas gracias.

-De nada.- Me sonrió.- Te puedo preguntar como te llamas?

-Haha, claro, me llamo Lucía, encantada y tu eres...?

-Javier, encantado.

Nuestra manos se juntaron en modo de saludo, y note como mis mejillas cogían color ante ese gesto.

-Perdona por el atrevimiento, pero... te puedo invitar a un helado?

-Hahaha, claro que sí.

Comenzamos a caminar, y ha hablar de cosas, mientras nos tomábamos el helado. Era muy simpático, y muy guapo, todo hay que decirlo.

-Por cierto, me he dado cuenta de que tu nombre es Español, bueno, en realidad tu nombre es Latín, pero eres de España verdad?

Como sabia eso de mi nombre? No todo el mundo se aprende el significado de los nombres. Me reí mentalmente.

-Ajá, soy Española.

-Yo también.

Continuamos paseando y hablando de más y más cosas, ese chico de verdad era encantador, le habia cogido confianza y cariño, al final de la tarde intercambiamos números y nos despedimos.

-Espero que nos volvamos a ver...- Me dijo sonrojado.

-Yo también lo espero.

Se acerco a mi y me dio un beso en la comisura de los labios, me miro, y se fue. Toque mis labios anhelando ese beso, que todavía flotaba en el aire. Me sonroje y me fui hacia casa.

(Narra Javier)

¿Que es lo que somos capaces de hacer por amor? Volar? No, eso es un sentimiento más bien. Morir? Sí, morir.

Un nombre revoloteaba en mi mente todo el tiempo, sin parar: Lucía.

En esos ojos azules había visto muchas cosas. Amor, alegría, felicidad, pero también había visto dolor, miedo y angustia. Y por una extraña razón quería protegerla, quería abrazarla y besarla.
Esa tarde sin duda había sido increible con ella.
Senti el impulso de coger el movil y llamarla, pero no sabria que decir. Deje el movil en la mesilla, de nuevo y me tumbe en la cama mirando al techo.

Esa noche no pude dormir, el recuerdo de Lucía inundaba toda mi mente, quitándome el sueño por completo. Cogí una chaqueta, las llaves y salí a la calle, bajo la atenta mirada de las estrellas, y bajo un manto de frió.

(Narra Lucía)

Javier, Javier, Javier. Maldito, sal de mi mente. No podia dormir, no hacia más que dar vueltas y vueltas. Me levante del colchón con cuidado de no despertar a Malena  a Ariadna. Cogí una chaqueta y salí a la calle.

(Narra Javier)

Comencé a caminar. Mi destino? El parque.
Miraba minuciosamente las pequeñas rosas que allí estaban plantadas, rozándolas con mi dedo, rozando el suave tacto del pétalo. Era el único en la calle, debían de ser las 4 de la madrugada. Si, soy raro.

Levante la cabeza y mis ojos empezaron a brillar. Allí estaba Lucía caminando con las manos metidas en los bolsillos y la cabeza gacha. Camine hacia ella y levanto la cabeza, me sonrió y comenzó a caminar hacia mi.

Que extraño, salgo a dar un paseo para olvidarla y aparece. Así no hay quien la olvide, aunque pensándolo bien, la quería olvidar? Claro que no.

-Javier.- Me saludo animadamente.

-Lucía.- Me acerque y la abrace. Note como se estremecía y sonreí.

-Que haces tu por aquí, y ha estas horas?

-Eso te lo tendría que preguntar yo. Una chica no puede andar sola a estas horas.-Y en verdad estaba preocupado por si la pasaba algo.

-No podía dormir...

-Yo tampoco.

Comenzamos a caminar. Y empezamos a hablar como aquella tarde. Nos sentamos en un banco y seguimos hablando.

-Y... tienes novio?

Se sonrojo. Se veía tan guapa a la luz de la luna.

-Em... no, y tú? Quiero decir, tienes... esto, novia?- Pregunto nerviosa.

-Hahaha. No, no tengo...

Nos quedamos un rato en silencio. Lucia contemplaba la luna como si de un tesoro se tratara, yo la miraba y sonreía contemplándola. De pronto giro la cabeza y me miro, nuestras miradas se cruzaron y ella se sonrojo.


No es más bonito un ''te amo'' que sale de la boca, que un ''te amo'' que sale del corazón.

4 comentarios:

  1. Jlksdjlskjsalkd, NO me mates... SÍGUELA lkasjdsldksl....en este momento me estoy revolcando en mi cama, jeje Nah!! es mentira.
    Solo pensé en la cara de "Javier"..y me emocione .___. .Bueno no importa síguela Princesa.

    ResponderEliminar
  2. Hola !! soy una lectora nueva y qiero qe sepas qe me encanta tu novelaa ;))) avisame cuado subas capitulo nuevo [@mariuaps] <3 Gracias

    ResponderEliminar
  3. ME ENCANTA!!! pero me has dejado con la intriga jejeeje avisame cuando subas el siguiente xoxoxo bss :) por cierto soy @smurfettes1D

    ResponderEliminar
  4. Luuuuxxx ;) ñeeñee Javier Javier Javier... con que Javier e.e ;) hahahahaha me meo!!!
    y cuando he visto mi nombre... Puff puff puff :3

    Te amo Pequeña!

    ResponderEliminar