viernes, 27 de julio de 2012

Capitulo 24: Mi ultimo recuerdo. [FINAL]

El viento golpeaba mi cara. Pero no hacía daño, al contrario, rezaba para lograr que el viento se llevara todos mis problemas, pero sabia que es no iba a ocurrir, ni ahora, ni nunca...

Javier mantenía la mirada fija hacia el frente, yo, apoyada en el cristal de aquel coche, miraba como todo a nuestro paso, se iba alejando, cada vez más y más, hasta quedar en el olvido. Por mi mente pasaban muchas cosas. Todas a la vez. Amontonándose en mi mente. Haciéndome sufrir, como siempre. Su recuerdo, su recuerdo que hace apenas unas horas, era una realidad.

Lograba entender que ocurría, intentaba dejar de amarlo. Pero... seamos sinceros, no se puede dejar de amar a una persona. Porque esa persona al fin y a cabo, ya ha ocupado un pequeño hueco en tu corazón. Y así quedara.

-Lucía... ¿estas segura de que quieres venir conmigo?- Pregunto Javier, sacándome de mis pensamientos.

¿Segura? ¿Estaba segura? Ni yo misma lo sabia en ese momento, ni yo misma sabia si quería pasar el resto de mi vida con él.
Me gire más hacia la derecha, para quedar totalmente de cara al cristal.

Asentí levemente, no tenia fuerzas para hablar. Apoye de nuevo mi cabeza, en el respaldo del asiento, y una lagrima resbalo por mi mejilla.

La ventana seguía medio abierta, quitándome las lagrimas con la fuerza del viento. He pasado los mejores meses de mi vida, aquí, en Londres. Con mis ídolos. Cualquiera pensaría que estoy loca. Pero no, no soy esa clase de chica. El cielo estaba oscuro, se aproximaba una tormenta, o tan solo fuera lluvia. Y la lluvia no daña, la lluvia solo moja, y hasta consigue hacerte sentir libre, pero no daña.

Los recuerdos seguían vagando en mi mente. En mi mente, allí se encontraba su recuerdo. ¿Como he podido irse sin despedirse de él? No me lo iba a perdonar jamás, en la vida. El futuro era incierto, no sabia lo que iba a pasar.

-Lucia, ya hemos llegado.

Levante levemente la cabeza, y efectivamente, estábamos en el aeropuerto.
Salimos del coche y cogimos nuestras maletas. Anduvimos hasta la entrada del aeropuerto, donde había gente por todos lados. Gente llorando, seguramente por familiares que se van. Gente alegre, posiblemente por familiares que vuelven. Gente... y entre toda esa gente estaba yo. Cabizbaja, sumida en mis pensamientos.

-Vamos. ¿Estas bien Lucia?

-Perfectamente.
 
-Vamos a recepción.

-Javier, ve tú, yo te espero aquí.

-Está bien, ahora vuelvo, cielo.

Vi como se alejaba, entre la gente. Me senté en uno de los bancos, y le espere. Saqué el móvil con la esperanza de ver un mensaje de Liam, o tal vez una llamada, pero no...

Minutos después apareció Javier otra vez.

-Vamos cariño, el vuelo sale dentro de 10 minutos.

Asentí, y me dio la mano, mientras caminábamos. Este era el final. Entraría en ese avión, volvería a Madrid, y sería feliz con Javier. ¿Feliz? ¿Segura?

''Pasajeros con el vuelo destino Madrid [...]''

Era la hora, la hora de entrar en aquel avión, la hora de olvidarme de todo, de todos, la hora de olvidarme de él...

-¡LUCÍA, NO TE VAYAS, QUÉDATE CONMIGO!

Me dí la vuelta, y allí estaba Liam, con lagrimas en los ojos, y corriendo hacia mí. Javier estaba callado. Me acerque a Liam, y el me cogió de las manos.

-No te vayas, te lo suplico. Yo... yo...

-¿Que, Liam?

-Yo te amo.

Algo dentro de mí volvió a despertar. Algo dentro de mí me decía que me quedara. Algo dentro de mí... me decía que el era mi felicidad.

Deje las maletas en el suelo, y me giré. Me acerque lentamente a Javier y le abrace.

-Javier... yo...

Se separo de mí, me cogió de las manos y me miro mientras sonreía.

-No digas nada. Tú mereces ser feliz. Y si tú felicidad es estar junto a Liam, así será.

Le abrace, mientras susurraba repetidamente un ''Gracias, te quiero'' en su oído. Me despedí de él y volví junto a Liam.

-Liam yo...

-¿Te vas? Te vas, ¿es eso verdad?.- Me pregunto, ya que no había visto la escena entre Javier y yo.

-No tonto, déjame hablar. Lo que te quería decir, es que... yo te amo. Te amo como nunca he amado a      nadie...

* 2 años después*

(Narra Lucía)

Oh no. Corrí al baño y vomite, otra vez. Esto era demasiado.

Fui hacia la habitación y cogí la prueba de embarazo, entre al baño y la hice. Espere minutos, que en verdad, parecían horas eternas. Desde que Liam y yo nos casamos, hemos querido tener un hijo. Y al final...

-Positivo, ha dado positivo.- Grite contenta.

-¿Positivo?

Me di la vuelta y detrás mía estaba Liam.

-Liam... estoy embarazada.
                                                                             [FIN]

                                                                               

Y ahora os digo gracias, miles de gracias por todos esos momentos que me habéis dado gracias a está novela. Gracias por apoyarme, gracias por confiar en mi, gracias por esperar los capítulos, GRACIAS.
Vosotras, habéis echo que esto funcione, y yo sin vosotras, mis lectoras perfectas, no soy nada. Esta novela ha llegado a su fin, pero comenzaran muchas otras novelas que -espero- compartamos juntas. Sois toda mi inspiración. Os amo.
                                                                                                                                Atte: Lucía.

miércoles, 25 de julio de 2012

Capitulo 23: Esto es un adiós.

(Narra Lucía)


Los meses pasaban poco a poco. Todos los chicos tenían novias, todos menos Liam. Empece a quedar con Javier, y me di cuenta de que teníamos muchas cosas en común. Semanas después me pidió que fuera su novia, y yo encantada acepte. Ya se lo había dicho a los chicos, estaban contentos por mí, menos Liam. Ahora se pasa todo el día en su habitación, llorando. Me rompe el corazón verle así...

Ahora me dirijo a casa de Javier. Me ha invitado a comer. Paseo por las calles de Londres, que ya es como una casa para mí. Me conozco todas las tiendas, todas las calles, la gente ya no me mira como si fuera una extraña.

Llego a casa de Javier y llamo a la puerta. Me abre sonriente, se acerca a mi y me abraza.

-Hola cariño, pasa.

Entre, ya había ido a su casa muchas veces, así que me la conocía ya.

-Ven.- Me susurro. Me cogió de la mano y me llevo a el salón, donde estaba la mesa muy adornada y bonita.

-No te tendrías que haber molestado...

-Para mí princesa, lo que sea.- Me dijo, y me beso.

Morí de ternura. Nos sentamos los dos y empezamos a comer y a hablar, reíamos animadamente.

-Lucía, tengo que decirte una cosa...

-Dime.

-Me vuelvo a Madrid.

Me atragante con la comida y empece a toser. Javier se levanto corriendo a ayudarme.

-Lucía, por favor, respira.

Intente respirar, y me calme un poco.

-¿Como que te vas? Me dejas sola...

-No, lo que te quería preguntar es... si quieres venir a vivir conmigo, allí.

Le mire a los ojos estaba feliz, se notaba, no sabia que contestar. Pero ahora él era mi novio, era una nueva vida.

-Claro que sí.

Se tiro encima mía, me abrazo y me beso. El resto del día lo pasamos juntos. Vimos una película, salimos a pasear, en fin, estar con el era increíble. Pero llego la hora de volver a casa.

Entre y estaban todos en el sillón viendo una película.

-Hola chicos...

Todos se dieron la vuelta y me sonrieron. Incluido Liam, que todavía estaba muy triste, pero nunca me negaba una sonrisa.

-Lucía ¿Qué pasa?- Pregunto Harry.

-Veréis...

Me fui a sentar en el sillón que quedaba libre.

-Vuelvo a... a Madrid.

-¿QUE?- Preguntaron todos.

-Vuelvo a Madrid, con Javier. Me voy a vivir con él.- Baje la cabeza.

Oí un portazo. Venia de la habitación de Liam, ya se había puesto a llorar otra vez. Los demás me miraban, tristes, y casi llorando.

-Eres mi zanahoria preferida, no quiero que te vayas.- Dijo Louis, y empezó a llorar.

Me levante y le abrace fuerte, mientras yo comenzaba a llorar. A continuación se unieron todos al abrazo, llorando. Me partía el alma verlos así. No se si estaba haciendo bien en irme, pero la gente se equivoca también.

Me separe de ellos y les mire. Todos estaban llorando, pero mucho. Empece a llorar más fuerte, no podía evitarlo.

-Lo siento...

Subí arriba y oí a Liam llorar. Entre en su habitación y me senté a su lado.

-Liam...

-Vete.

-Que? Pero yo...

-Vete Lucía, vete, por favor.

Asentí, mientras lloraba y salí de la habitación. Fui a mi habitación a hacer la maleta mientras escuchaba ''Moments'', que me hizo llorar aún más.
El vuelo salía mañana por la mañana, y tenía que tener todo preparado. Termine de hacer todo el equipaje y me metí en la cama. No tenia hambre...

Me metí en la cama, todavía con lagrimas en los ojos, y lentamente me dormí, pensando en si lo que estaba haciendo estaba bien o mal. Dejar a mis amigos, a mis ídolos, y al chico al que amo... Liam.


*A la mañana siguiente*

Sonó el despertador, pero lo apague y seguí durmiendo. Minutos después entro alguien en la habitación.

-Lucia despierta, vas a llegar tarde y se os va a ir el avión.

Abrí los ojos, era Niall.

-Es verdad.

-Te voy a echar de menos.

-Y yo a ti Nialler.- Empezamos a llorar otra vez mientras le abrazaba.

-Lucía... aunque tenga novia, te sigo amando, y lo seguiré haciendo el resto de mi vida. Y los chicos piensan igual.

Sonreí y le abrace más fuerte.

-Seguiré siendo esa Directioner loca que se muere por ir a uno de vuestros conciertos. Te quiero Niall.

-Te amo Lucía.

Nos abrazamos otra vez y se fue. Me vestí rápido, me maquille un poco y salí de la habitación. Abajo estaban todos, menos Liam. Me acerque y les abrace a todos.

-¿Quieres que te acompañemos a el aeropuerto?

-No, no me gustan las despedidas.

-Esta bien...

Termine de despedirme de todos, solo me quedaba Liam.

-¿Y Liam?

-No quiere despedirse... -Dijo Harry triste.

-Decidle que... que le quiero.

Salí de esa casa llorando, y llego Javier en coche.

-Hola cariño.

-Hola.

-Estas bien?- Me pregunto preocupado.

-¿Yo? Perfectamente, vamonos.

Me monte en el coche y arranco. Gire la vista atrás, allí dejaba mi vida, mis amigos, mis ídolos, todo. Perdí de vista la casa, y note un gran vació en mi interior. Mi vida iba a cambiar, y mucho...



___________________________________________________________


[Hola lectoras. Bueno, está novela llega a su fin. Quedan  1 o 2 capítulos para que termine. Me da mucha pena, porque está novela ha tenido mucho éxito, y ha gustado mucho, y a mi personalmente me ha trasmitido mucho sentimiento. Pero las cosas siempre tienen un final. Gracias a todas las que la han seguido, a ''Salo Avila'' que me ponía unos comentarios preciosos, y me animaba para que siguiera, pero gracias a todas, a esas 34 personas que me han hecho feliz, dando a ''Me gusta'' a está novela. Gracias. Ya de paso, aprovecho para deciros, que posiblemente empiece otra de One Direction, cuando acabe está, que ya os pasare el link. Y que... he empezado otra novela, como os dije la otra vez, está no es de 1D pero, para las que quiera el link, es: http://escritoradeilusiones.blogspot.com.es/ .Bueno, eso es todo. Os recuerdo que mi Twitter es @SoloSonrieBitch, y que os quiero mucho. Adiós]


viernes, 13 de julio de 2012

Capitulo 22: Javier...

(Narra Lucía)


Que se sentiría al ser besada por el chico al que amas? Que se siente al estar enamorada? Nunca lo habia estado, y no se como es eso del amor. En fin, ya se lo preguntare a Malena o a Ariadna. Caminaba por la calle de Londres con los cascos puestos y la cabeza gacha. Me choque con alguien sin querer.

-Lo siento.- Dijimos a la vez.

Levante la cabeza, ante mí se encontraba una chica, era muy guapa, pelo castaño, unos bonitos ojos marrones con un brillo especial, y piel pálida que resaltaba su bonita sonrisa. La sonreí y ella me devolvió la sonrisa.

-Hola, me llamo Paula.- Me extendió la mano y yo la estreche.

-Encantada, yo soy Lucía.

-Bonito nombre. Por cierto, conoces esto, es que no soy de aquí y en fin, no se...- Me dijo un poco tímida.

-Hahaha, claro que sí, que necesitas saber?

-Quería ir a ver el Big Ben, pero no se por donde es.

-Hahah, que coincidencia, ahora iba para allá, si quieres vamos juntas.

-En serio? Oh gracias Lucía.

Empezamos a andar mientras hablábamos, en eso salio el tema de One Direction. Me dijo que era Directioner, y que amaba a todos pero que le tenia un cariño especial a Liam. Una mezcla extraña entre celos y furia corrió por mi sangre en ese momento, pero pude contener las ganas de gritarla, porque ella no tenia la culpa, Liam era perfecto por naturaleza. Obviamente no le conté que yo les conocía ni nada de eso, mostré la misma emoción que ella.

Llegamos y ya se tuvo que ir porque me dijo que alguien la esperaba. Intercambiamos números y nos despedimos con una sonrisa. Empece a caminar, sin rumbo. Esto de no estar segura de a que chico amas, es horrible. Liam, Niall, Harry, los tres, en los últimos días han sido un apoyo grandisimo para mí como los demás, pero Lou y Zayn estaban con sus novias. Niall... el me protegía y me hacia sentir genial. Liam, el me hacia sentir guapa, y era tan tierno conmigo. Harry, el me hacia reír como nadie, era muy tierno también, y se nota que me quería. Esto es muy confuso, ademas no sabias si los amabas en verdad.

Ahora que no tengo a nadie en el mundo no se en quien apoyarme. Mis padre han muerto, y mi familia no quiere saber nada, me culpan de algún modo. En fin, que me quedaba yo sola con mis problemas.

-Perdona.

Escucha detrás mía. Me di la vuelta y me quede pasmada. Era un chico, aproximadamente de mi edad, un poco más alto, con el pelo castaño, los ojos marrón clarito y una sonrisa perfecta. Realmente guapo. Que digo? Guapo no, guapísimo.

-Si?- Le sonreí aun un poco sorprendida.

-Se te ha caído esto.

Me tendió el monedero. Oh dios mio, el monedero. Normalmente cuando una persona se encuentra un monedero lleno de dinero en el suelo, se lo queda. Y el me lo había devuelto.

-Oh, muchísimas gracias.

-De nada.- Me sonrió.- Te puedo preguntar como te llamas?

-Haha, claro, me llamo Lucía, encantada y tu eres...?

-Javier, encantado.

Nuestra manos se juntaron en modo de saludo, y note como mis mejillas cogían color ante ese gesto.

-Perdona por el atrevimiento, pero... te puedo invitar a un helado?

-Hahaha, claro que sí.

Comenzamos a caminar, y ha hablar de cosas, mientras nos tomábamos el helado. Era muy simpático, y muy guapo, todo hay que decirlo.

-Por cierto, me he dado cuenta de que tu nombre es Español, bueno, en realidad tu nombre es Latín, pero eres de España verdad?

Como sabia eso de mi nombre? No todo el mundo se aprende el significado de los nombres. Me reí mentalmente.

-Ajá, soy Española.

-Yo también.

Continuamos paseando y hablando de más y más cosas, ese chico de verdad era encantador, le habia cogido confianza y cariño, al final de la tarde intercambiamos números y nos despedimos.

-Espero que nos volvamos a ver...- Me dijo sonrojado.

-Yo también lo espero.

Se acerco a mi y me dio un beso en la comisura de los labios, me miro, y se fue. Toque mis labios anhelando ese beso, que todavía flotaba en el aire. Me sonroje y me fui hacia casa.

(Narra Javier)

¿Que es lo que somos capaces de hacer por amor? Volar? No, eso es un sentimiento más bien. Morir? Sí, morir.

Un nombre revoloteaba en mi mente todo el tiempo, sin parar: Lucía.

En esos ojos azules había visto muchas cosas. Amor, alegría, felicidad, pero también había visto dolor, miedo y angustia. Y por una extraña razón quería protegerla, quería abrazarla y besarla.
Esa tarde sin duda había sido increible con ella.
Senti el impulso de coger el movil y llamarla, pero no sabria que decir. Deje el movil en la mesilla, de nuevo y me tumbe en la cama mirando al techo.

Esa noche no pude dormir, el recuerdo de Lucía inundaba toda mi mente, quitándome el sueño por completo. Cogí una chaqueta, las llaves y salí a la calle, bajo la atenta mirada de las estrellas, y bajo un manto de frió.

(Narra Lucía)

Javier, Javier, Javier. Maldito, sal de mi mente. No podia dormir, no hacia más que dar vueltas y vueltas. Me levante del colchón con cuidado de no despertar a Malena  a Ariadna. Cogí una chaqueta y salí a la calle.

(Narra Javier)

Comencé a caminar. Mi destino? El parque.
Miraba minuciosamente las pequeñas rosas que allí estaban plantadas, rozándolas con mi dedo, rozando el suave tacto del pétalo. Era el único en la calle, debían de ser las 4 de la madrugada. Si, soy raro.

Levante la cabeza y mis ojos empezaron a brillar. Allí estaba Lucía caminando con las manos metidas en los bolsillos y la cabeza gacha. Camine hacia ella y levanto la cabeza, me sonrió y comenzó a caminar hacia mi.

Que extraño, salgo a dar un paseo para olvidarla y aparece. Así no hay quien la olvide, aunque pensándolo bien, la quería olvidar? Claro que no.

-Javier.- Me saludo animadamente.

-Lucía.- Me acerque y la abrace. Note como se estremecía y sonreí.

-Que haces tu por aquí, y ha estas horas?

-Eso te lo tendría que preguntar yo. Una chica no puede andar sola a estas horas.-Y en verdad estaba preocupado por si la pasaba algo.

-No podía dormir...

-Yo tampoco.

Comenzamos a caminar. Y empezamos a hablar como aquella tarde. Nos sentamos en un banco y seguimos hablando.

-Y... tienes novio?

Se sonrojo. Se veía tan guapa a la luz de la luna.

-Em... no, y tú? Quiero decir, tienes... esto, novia?- Pregunto nerviosa.

-Hahaha. No, no tengo...

Nos quedamos un rato en silencio. Lucia contemplaba la luna como si de un tesoro se tratara, yo la miraba y sonreía contemplándola. De pronto giro la cabeza y me miro, nuestras miradas se cruzaron y ella se sonrojo.


No es más bonito un ''te amo'' que sale de la boca, que un ''te amo'' que sale del corazón.

martes, 3 de julio de 2012

Capitulo 21: I try to be strong.

CHICAS, MIL PERDONES, VIAJE Y NO TUVE INTERNET, Y NO OS PUDE SUBIR ESE CAPITULO. Bueno, pues antes de escribiros la 3ª parte os quería agradecer todo lo que hacéis por mí. Sois las lectoras mas perfectas que alguien pueda desear.
_______________________________________________________
MARATÓN: 3/3
(Narra Lucía)

-Que no, que he ganado yo.

-Pero Lucía, te he dado mas golpes, gane yo.

-Mentiroso.

-Ya, dejar de discutir parecen niños chiquitos.

-Oh my god, ONE DIRECTION- Oímos que gritaban por detrás.

-Vale, a correr, YA- Grito Harry.

Todos empezamos a correr delante de un montón de chicas locas que nos perseguían.

-Mierda, un perro, por casi piso a un perro D: -Dijo Liam.

-Louis, y tu zapato?- Pregunto Zayn.

-No se, creo que se quedo allá atrás.

Niall se cayo al suelo, y se levanto rápidamente.

-CORRED.
-Y que crees que estamos haciendo, tarado loco?

Las chicas y yo no podíamos parar de reír, era todo un espectáculo. Nos montamos en la montaña rusa mas grande de todo el parque, porque estaba a punto de comenzar la atracción, y así no nos pillarían las fans. Nos sentamos rápido, había muchas filas, y en cada fila 5 asientos, nos
repartimos,y cuando ya estaba abrochada me acorde de que tenia pánico a las montañas rusas.

Empece a mover las cuerdas y los hierros que me sujetaban para intentar salir, pero no podía. Liam, que estaba a mi lado me vio y me paro.

-Lucia, que pasa?

-Me dan pánico las montañas rusas Liam.

-A mi también.

-Y ahora nos damos cuenta, mierda. QUIERO SALIR DE AQUÍ YA- Grite histérica.

En eso sonó un pitido, y la atracción comenzó a avanzar. Estaba que me moría de miedo, lo único que hice fue agarrarle la mano a Liam y cerrar los ojos. El me miro, respiro y me apretó mas la mano. Solo cerramos los ojos y rezábamos para que esto terminara rápido. Pasaron los minutos, y la atracción se paro, abrí los ojos y sali rápidamente de hay.

-GRACIAS DIOS MIO- Chille.

La gente me miraba como si estuviera loca, yo me reía.

-Bua, a sido increíble y encima hemos despistado a las fans- Dijo Zayn.

-Increíble? Si te refieres a que por casi me da un paro cardíaco, entonces sí- Dijo Liam.

-Estoy con Liam- Dije yo.

Vi a Niall acercarse a nosotros lentamente y tambaleándose se apoyo en mi hombro.

-Mama? Tobby? Matarme ya.

Todos nos pusimos a reír menos el.

-Que te pasa Nialler? Quien es Tobby? Hahaha- No podía parar de reír.

-Que me pasa? Por casi me muero, odio las montañas rusas. Tobby...

-Lucia, Niall se nos une al grupo, hahah.

-No te rías, creo que voy a morir, llevadme a un hospital. Mama? Tobby? Kevin?

Entonces vio una paloma y se echo a correr a por ella, de echo creo que la montaña rusa le dejo un poco tarado.

-Dios mio, va a matar a Kevin- Dijo Louis preocupado.

-Este día a estado lleno de emociones, vamonos a casa.- Dijo Malena.

-Si, haber si van a venir otra vez las fans y en vez de el otro zapato me quitan otra cosa...- Dijo Louis.

-Deberíamos pensar mal?- Pregunto Ariadna.

-Emm, sí.

-Esta bien, prefiero no pensar, VÁMONOS CARROTS- Dijo Harry.

*Media hora después*

-Y si hacemos un pastel?- Pregunto Niall.

-Siiii- Dijimos todos.

*5 minutos después*

-AH, Zayn maldito, te voy a matar- Grite.

Le tire un huevo a la cara mientras yo corría para que Niall no me llenara de harina.

-RETIRADA- Grito Ariadna.

Todas nos escondimos en el pasillo, y los chicos detrás del sillón, mientras planeábamos un plan para aniquilarlos. Esta bien.

-Chicas, tengo globos de agua en mi maleta, voy a por ellos.- Dije.

-Globos? Para que?- Pregunto Male.

-Para que sirven los globos de agua? -.-

Me fui corriendo hacia la habitación, cogí los globos y nos metimos en el baño, llenamos unos cuantos y salimos al pasillo de nuevo. Nos asomamos.

-Siguen detrás de el sillón.

-Esta bien, a la de 1...- Dije yo.

-A la de 2...

-Y a la de... ¡YA!

Salimos corriendo pero los chicos se nos tiraron encima con pistolas de agua.

-AHHH NO, TRAMPOSOS- Grite.

Empezamos a tirar los globos, y todos reíamos. Esto era divertidisimo, cuando volví a Madrid era una de las cosas que más echaba de menos. Ademas, me ayuda a entretenerme y a no pensar en... en mis padres.

-Lucía?

-Ah?

-Que te pasa?

-Nada Liam, todo bien.

Seguimos jugando por minutos. Luego decidimos limpiar todo el salon y la cocina que estaba hecha un asco.

-Al final no hemos hecho ningún pastel- Dijo Niall.

-No, esto a sido mejor que un pastel.

Todos estuvimos de cuerdo, y seguimos limpiando.

Cuando se hizo mas tarde decidimos pedir unas pizzas ya que todo estaba limpio y si nos metíamos a cocinar iba a acabar igual que antes. Nos sentamos a ver una peli mientras comíamos las pizzas.

-Adiós hija, te voy a echar de menos, te quiero...- Se oyó en la película.

Se me vino a la mente la imagen en la que me despedía de mis padres, mientras lagrimas caían por su mejilla, ella... mi mama, la que lloraba y reía conmigo, la que estaba en los malos y en los buenos momentos. La que me quiso aunque fuera una adolescente loca. Ella, que ya no está, ella que me ha dejado sola en este misterioso mundo, en la vida...

No pude evitar llorar con esa escena, me levante del sillón.

-Perdonad chicos, voy a salir al jardín a toma el aire- Intente sonreír, pero solo salio una mueca rara.

(Narra Niall)

Lucía salio hacia el jardín cerrando la puerta después. Todos nos miramos.

-Que la pasa?. Pregunto Zayn.

-No lo se, pero apuesto a que no soy la única que ha visto que estaba llorando.

-Voy a ver que la pasa- Dijo Liam.

-NO, espera. Déjame ir a mi, por favor...- Dije suplicante.

-Está bien.

Salí hacia el jardín. No hacia frió, ni calor, no hacia nada, solo era de noche. Esa noche estrellada. Noche. Noche. Y noche.

Ella estaba en el borde de la piscina, con los pies metidos en el agua, y con la cabeza gacha. Me acerque, y me senté a su lado, me quite los zapatos y metí mis pies calientes en la fría agua.

-Hermosa noche, verdad?- Dije.

-Ajá- Asintió.

-Que te pasa Lucía? me pone tan mal verte así...

-No me pasa nada Niall- Levanto la mirada, y sonrió.

-Bueno, si no me lo quieres contar no me lo cuentes, pero no llores, eres demasiado bonita como para llorar, me oyes?

-Es que... echo de menos a mis padres Niall- Me miro con los ojitos aguados, y me dio mucha ternura. La acerque a mí y la abrace fuerte. Pude oír que sollozaba, ella en verdad se veía tan frágil y tan triste.

Cuando tienes una única cosa en la vida, la mas valiosa de las cosas, y la pierdes... ese dolor es profundo. Él lo sabia bien, nunca se lo contó a nadie, pero cuando su hermana murió el entro en una gran depresión.

-Ellos están y estarán siempre en tu corazón- No pude evitar soltar alguna lagrima. -Ellos son tus padres, tus ángeles, ellos siempre te estarán cuidando desde el cielo. Ellos seguirán amándote aunque tu no los veas...

-Que haría yo sin ti Nialler?- Me abrazo. Pude sentir toda la energía que tenia, pero también pude notar el dolor. Un abrazo... un simple abrazo expresa muchas cosas.

Ella solo tiene que aprender a vivir con esa perdida irreparable, ella tiene que sonreír, ella tiene que ser feliz. Porque si sus padres estuvieran aquí, lo único que pedirían es ver a su hija feliz...