viernes, 27 de julio de 2012

Capitulo 24: Mi ultimo recuerdo. [FINAL]

El viento golpeaba mi cara. Pero no hacía daño, al contrario, rezaba para lograr que el viento se llevara todos mis problemas, pero sabia que es no iba a ocurrir, ni ahora, ni nunca...

Javier mantenía la mirada fija hacia el frente, yo, apoyada en el cristal de aquel coche, miraba como todo a nuestro paso, se iba alejando, cada vez más y más, hasta quedar en el olvido. Por mi mente pasaban muchas cosas. Todas a la vez. Amontonándose en mi mente. Haciéndome sufrir, como siempre. Su recuerdo, su recuerdo que hace apenas unas horas, era una realidad.

Lograba entender que ocurría, intentaba dejar de amarlo. Pero... seamos sinceros, no se puede dejar de amar a una persona. Porque esa persona al fin y a cabo, ya ha ocupado un pequeño hueco en tu corazón. Y así quedara.

-Lucía... ¿estas segura de que quieres venir conmigo?- Pregunto Javier, sacándome de mis pensamientos.

¿Segura? ¿Estaba segura? Ni yo misma lo sabia en ese momento, ni yo misma sabia si quería pasar el resto de mi vida con él.
Me gire más hacia la derecha, para quedar totalmente de cara al cristal.

Asentí levemente, no tenia fuerzas para hablar. Apoye de nuevo mi cabeza, en el respaldo del asiento, y una lagrima resbalo por mi mejilla.

La ventana seguía medio abierta, quitándome las lagrimas con la fuerza del viento. He pasado los mejores meses de mi vida, aquí, en Londres. Con mis ídolos. Cualquiera pensaría que estoy loca. Pero no, no soy esa clase de chica. El cielo estaba oscuro, se aproximaba una tormenta, o tan solo fuera lluvia. Y la lluvia no daña, la lluvia solo moja, y hasta consigue hacerte sentir libre, pero no daña.

Los recuerdos seguían vagando en mi mente. En mi mente, allí se encontraba su recuerdo. ¿Como he podido irse sin despedirse de él? No me lo iba a perdonar jamás, en la vida. El futuro era incierto, no sabia lo que iba a pasar.

-Lucia, ya hemos llegado.

Levante levemente la cabeza, y efectivamente, estábamos en el aeropuerto.
Salimos del coche y cogimos nuestras maletas. Anduvimos hasta la entrada del aeropuerto, donde había gente por todos lados. Gente llorando, seguramente por familiares que se van. Gente alegre, posiblemente por familiares que vuelven. Gente... y entre toda esa gente estaba yo. Cabizbaja, sumida en mis pensamientos.

-Vamos. ¿Estas bien Lucia?

-Perfectamente.
 
-Vamos a recepción.

-Javier, ve tú, yo te espero aquí.

-Está bien, ahora vuelvo, cielo.

Vi como se alejaba, entre la gente. Me senté en uno de los bancos, y le espere. Saqué el móvil con la esperanza de ver un mensaje de Liam, o tal vez una llamada, pero no...

Minutos después apareció Javier otra vez.

-Vamos cariño, el vuelo sale dentro de 10 minutos.

Asentí, y me dio la mano, mientras caminábamos. Este era el final. Entraría en ese avión, volvería a Madrid, y sería feliz con Javier. ¿Feliz? ¿Segura?

''Pasajeros con el vuelo destino Madrid [...]''

Era la hora, la hora de entrar en aquel avión, la hora de olvidarme de todo, de todos, la hora de olvidarme de él...

-¡LUCÍA, NO TE VAYAS, QUÉDATE CONMIGO!

Me dí la vuelta, y allí estaba Liam, con lagrimas en los ojos, y corriendo hacia mí. Javier estaba callado. Me acerque a Liam, y el me cogió de las manos.

-No te vayas, te lo suplico. Yo... yo...

-¿Que, Liam?

-Yo te amo.

Algo dentro de mí volvió a despertar. Algo dentro de mí me decía que me quedara. Algo dentro de mí... me decía que el era mi felicidad.

Deje las maletas en el suelo, y me giré. Me acerque lentamente a Javier y le abrace.

-Javier... yo...

Se separo de mí, me cogió de las manos y me miro mientras sonreía.

-No digas nada. Tú mereces ser feliz. Y si tú felicidad es estar junto a Liam, así será.

Le abrace, mientras susurraba repetidamente un ''Gracias, te quiero'' en su oído. Me despedí de él y volví junto a Liam.

-Liam yo...

-¿Te vas? Te vas, ¿es eso verdad?.- Me pregunto, ya que no había visto la escena entre Javier y yo.

-No tonto, déjame hablar. Lo que te quería decir, es que... yo te amo. Te amo como nunca he amado a      nadie...

* 2 años después*

(Narra Lucía)

Oh no. Corrí al baño y vomite, otra vez. Esto era demasiado.

Fui hacia la habitación y cogí la prueba de embarazo, entre al baño y la hice. Espere minutos, que en verdad, parecían horas eternas. Desde que Liam y yo nos casamos, hemos querido tener un hijo. Y al final...

-Positivo, ha dado positivo.- Grite contenta.

-¿Positivo?

Me di la vuelta y detrás mía estaba Liam.

-Liam... estoy embarazada.
                                                                             [FIN]

                                                                               

Y ahora os digo gracias, miles de gracias por todos esos momentos que me habéis dado gracias a está novela. Gracias por apoyarme, gracias por confiar en mi, gracias por esperar los capítulos, GRACIAS.
Vosotras, habéis echo que esto funcione, y yo sin vosotras, mis lectoras perfectas, no soy nada. Esta novela ha llegado a su fin, pero comenzaran muchas otras novelas que -espero- compartamos juntas. Sois toda mi inspiración. Os amo.
                                                                                                                                Atte: Lucía.

3 comentarios:

  1. Acabo de llorar con este ultimo capitulo, me encanta esta novela, sigue escribiendo y sobre todo de one direction. Llamame llorica pero me he emocionado con el final, es adorable. muchos besos guapa de verdad que es genial :)) xx

    ResponderEliminar
  2. Dios me a encantado!!! Acabo de llorar cual magdalena jajaj enserio escribes genial tia, no pares de escribir que se te da bien :) aunque no haya comentado anteriormente y no te haya dicho que la estaba leyendo me e leido cada capitulo, y varias veces ^^ y lo vuelvo a decir, no pares de escribir jajaja :) y el final a sido precioso jajaja tequiero <3 -Lara :)

    ResponderEliminar
  3. Aawww mi vida que hermoso final..perdona por asta hora leer pero esas tareas son como una carcel. Gracias muñeca por haber compartido esta novela con nosotras. Ojala sigas con tu gran imaginación voy a leer tus novelas son fabulosas.
    Besos, saludos desde Colombia-Bogotá.

    ResponderEliminar